miércoles, enero 20, 2010

Cobos y el uso de las instituciones para beneficio personal

Aunque el Vice-presidente diga que él continúa en su cargo porque su intención es defender la institucionalidad de la Argentina, ya nadie le cree. Más allá de que hay que tener presente que las intenciones no cuentan en política, sino que lo que importa son las decisiones efectivas que se toman. Y Cobos, más allá de su manifiesta intención, con sus decisiones lo único que ha hecho es dañar la institucionalidad que dice defender. Desde la 125 a esta parte desanda el rol que le tiene asignado la Constitución al Vice-Presidente: en vez de representar al Poder Ejecutivo en el Congreso, se ha instalado con el gran “opositor” entorpeciendo y jugando en contra de gobierno al que supuestamente pertenece. Llegado este punto, nadie puede hacerse el tonto (salvo Cobos y los radicales) su situación es insostenible.

Pero hay otra cosa más. ¿Cuál es el proyecto político de Cobos? Porque cuando aceptó ser Vice-presidente de Cristina Fernández de Kirchner lo hizo sabiendo perfectamente que su gobierno tenía –como continuidad del de su marido- una impronta nacional y popular. Entonces, se supone que si aceptó acompañar a la Presidenta en la fórmula es porque compartía el rumbo político trazado. Pues bien, vuelvo a la pregunta entonces, ¿cuál es el proyecto político de Cobos hoy? Evidentemente se está posicionando como líder de la oposición, por lo tanto, ha dejado atrás el proyecto nacional y popular al cual supuestamente alguna vez adhirió. La única respuesta que tengo es que el único proyecto político de Cobos es el beneficio personal, ser presidente (o vice, en su momento) para acumular poder. Y si me lleva a la vice-presidencia un proyecto nacional y popular bien y si me lleva a la presidencia un proyecto anti-popular de ajuste de derecha, también bien. Es más, sus decisiones nos dicen a las claras que ocupa la Vice-presidencia para posicionarse desde allí como líder de la oposición, en desmedro de las instituciones. Claro, en ese lugar tiene notoriedad, si renuncia ya no tendrá toda la luminaria de la prensa encima, será uno más en el “llano” opositor. Ese es todo el proyecto político de Cobos, ser él, después él y más tarde él también. Preguntarle a Cobos por sus convicciones es una tremenda pavada, ¿verdad? Qué mal que nos veo si este señor llega a la presidencia…

1 comentario:

  1. Otro que va derecho al salon de los traidores!

    ResponderEliminar